Iglesia y Comunicación

santa-croce

 vatican-va-ok

 

celam

Error
  • JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 50

Arquidiócesis de La Habana - PCCS y CELAM  - 5 de febrero de 2014 

La mañana dio inicio en la Casa Sacerdotal San Juan María San Juan María
Vianney, en La Habana, el Seminario para Obispos "La Comunicación al 
servicio de una auténtica cultura de encuentro", con la presencia de
Mons. Claudio María Celli, presidente del Pontificio Consejo para las
Comunicaciones Sociales, Mons. Adalberto Martínez, Presidente del
Departamento de Comunicación del CELAM y treinta y cinco obispos
procedentes de nueve países del área de Centro América y del Caribe.

La eucaristía inicial fue presidida por el Card. Jaime Ortega Alamino,
arzobispo de La Habana. El Card. Ortega en su homilía dio la
bienvenida a sus hermanos obispos y resaltó cómo el CELAM desde sus
inicios ha sido pionera en caminos de encuentro y unidad. Hizo notar
que "computadoras, memorias en las que podemos guardar mucha
información, redes.... a veces son cálculos necesarios... pero eso no es
lo fundamental". Enfatizó que "somos transmisores de vida de
realidades que no pueden contabilizarse, en las que Dios irrumpe. La
iglesia no busca poder con la comunicación, sino que sale a buscar al
hombre de hoy, para presentarle la misericordia y amor del Dios que
sale a su encuentro".

El Presidente del CELAM, Mons. Carlos Aguiar Retes, se hizo presente
en la jornada inaugural a través de un video mensaje, en el que partía
de las enseñanzas del papa Francisco y de lo vivido durante de la V
Conferencia del Episcopado Latinoamericano celebrada en Brasil en
2007, sobre cómo debemos entender en estos tiempos para la nuestra
Iglesia la eclesiología de comunión: se inició sin documento, se
realizó en un santuario mariano, se prolongó en un compromiso pastoral
en la Misión Continental y la presencia mariana en toda América
Latina, que bajo títulos particulares en cada región es expresión de
nuestra catolicidad.

En su intervención Mons. Aguiar decía, siguiendo al papa Francisco en
su encuentro con los obispos el pasado 28 de julio de 2013 en Río de
Janeiro, que es condición indispensable y punto de arranque, la
conversión pastoral. Una iglesia de discípulos misioneros, que
recuerde no buscar su propio beneficio sino servir a las necesidades
de nuestros prójimos, una iglesia que sea más cercana para que
propicie el encuentro. Y finalmente el Obispo, "que sea servidor de su
diócesis, servidor de su Iglesia". Este Seminario ha de servir a
todos para ser "mejores servidores".

Este Seminario, promovido por los departamentos de Comunicación y
Misión y Espiritualidad del CELAM, y el Pontificio Consejo para las
Comunicaciones Sociales, se replicará en todo el continente durante el
presente año, y cuenta con la participación de especialistas en
materia de comunicación venidos de Italia, Ecuador, Chile, Argentina,
Uruguay, España y Cuba. La metodología escogida, a través de
conferencias y talleres, facilitará la reflexión y el diálogo sobre la
comunicación desde una visión eclesial y pastoral. También se
abordarán temas relacionados con las nuevas tecnologías y el anuncio
del mensaje del Evangelio en los nuevos ambientes comunicativos.

Para muchos fue significativa la elección de La Habana para la
realización de un seminario de este tipo, dada las conocidas
dificultades en materia de conectividad y accesibilidad que la Isla
presenta y la imposibilidad de una presencia sistemática de la labor
pastoral de la iglesia en los medios de comunicación. Sin embargo no
es este el primer evento que el CELAM convoca en los últimos años con
la capital cubana como sede; en el 2007 se celebró en este mismo lugar
su Asamblea Ordinaria, y en el 2013 la reunión del Departamento de
Pastoral Juvenil del CELAM.

Fuente: PCCS - CELAM

Publicado en Attualitá

PCCS - CELAM - La HabanaComenzó en La Habana un Seminario de Comunicación al que asisten 35
obispos de América Central y El Caribe.

Con la presencia del arzobispo de La Habana, cardenal Jaime Ortega, y
del presidente del Pontificio Consejo para las Comunicaciones
Sociales, monseñor Claudio María Celli, se dio inicio este miércoles 5
de febrero al Seminario de Comunicación para Obispos de Centroamérica
y Caribe,

El encuentro, que sesiona en la Casa Sacerdotal de la capital cubana,
es organizado por el Pontificio Consejo para las Comunicaciones
Sociales (PCCS) y por el Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) a
través de sus departamentos Comunicación y Prensa, y Misión y
Espiritualidad.

La primera jornada de trabajos se inició con la eucaristía y rezo de
laudes, presidida por el cardenal Jaime Ortega. En su homilía, el
cardenal Ortega subrayó la relevancia de la misión comunicativa de la
Iglesia, que consiste en dar a conocer un "contenido único, la
presencia de Jesús en la historia, a los seres humanos de hoy que
viven realidades muy diversas". Comentando las lecturas del día, el
arzobispo de La Habana reafirmó que "Dios misericordioso nos ayuda a
mostrar caminos para alcanzar el corazón de nuestros hermanos".

Recalcó que "la Iglesia no busca poder ni cálculos con la
comunicación: lo que busca es encontrarse con las personas, en lo
sencillo, para dar testimonio del Dios que irrumpe en nuestra
historia".

Sesión inaugural

Fe el propio cardenal Jaime Ortega quien dio la bienvenida a todos los
asistentes en la apertura del seminario, destacando la experiencia de
comunión en la Iglesia de América Latina y El Caribe: "No existe en el
mundo otra realidad de comunión eclesial como la que se ha dado en
nuestro continente, y este seminario es una oportunidad de potenciar
esta realidad maravillosa entre nosotros", afirmó.

Por su parte, monseñor Claudio María Celli, presidente del PCCS, al
saludar a los participantes expresó que el papa Francisco está
enterado del encuentro, "nos acompaña con su oración y bendición".
También celebró la profunda sintonía entre el PCCS y el CELAM en
cuanto a las visiones y perspectivas de comunión eclesial: "Este
seminario no es un entrenamiento tecnológico, sino un momento de
reflexión eclesial sobre la cultura del encuentro y la comunicación al
servicio de la comunión eclesial".

Por qué en Cuba

Monseñor Claudio M. Celli expresó que la realización del seminario en
Cuba es una decisión y una señal que ha sido fruto de un profundo
discernimiento: "Hemos venido a un país donde la Esperanza nos ayuda
a vivir y no decepciona. Vinimos a aprender lo que significa hacer
vivir a un pueblo en la esperanza". Agregó que haber escogido La
Habana como sede es un testimonio de presencia, de cercanía y de
amistad, por parte de los obispos de Centroamérica y El Caribe, y de
las instituciones eclesiales organizadoras.

Por su parte, monseñor Adalberto Martínez, obispo castrense de
Paraguay y presidente del Departamento de Comunicación y Prensa del
CELAM, agradeció la comunión de esfuerzos que han hecho posible este
encuentro y que se ha visto fortalecida y profundizada con el apoyo y
empeño del PCCS. Al mismo tiempo, expresó su confianza en que este
taller será un "mejor servicio a la evangelización de los pueblos,
desde la comunicación y para la comunión".

En representación del Presidente de la Conferencia Episcopal Cubana,
monseñor Dionisio García, saludó a los participantes su
vicepresidente, monseñor Marcelo Arturo González, quien manifestó que
la Iglesia en Cuba tiene una importante experiencia de promoción del
diálogo como medio de comunicación. Añadió que lo esencial es "una
espiritualidad de verdadera y eficaz comunión" y agradeció a los
organizadores por haber pensado en Cuba como sede de este encuentro de
comunión.

Monseñor Wilfredo Pino, presidente de la Comisión de Comunicación de
la Conferencia Episcopal de Cuba, se refirió al testimonio eclesial
cubano: "de una Iglesia de cinco panes y dos peces, Iglesia con pocos
recursos". Y en ese sentido valoró la iniciativa del seminario:
"ustedes traen aire fresco y solidario que recibimos con agrado y que
necesitamos".

Cultura del encuentro

"La comunicación al servicio de una auténtica cultura del encuentro",
el tema de la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales 2014,
será el núcleo articulador de las charlas y talleres que conforman el
presente seminario.

La primera exposición estuvo a cargo del profesor Galo Pozo,
ecuatoriano, especialista en la motivación dirigida al éxito, quien
desde la psicología de la comunicación profundizó en la cultura del
encuentro. Recordó que el encuentro es un proceso en el cual el ser
humano hace un esfuerzo por ir hacia otro desde su propia identidad:
"Esto hace que cuando yo me encuentro con el otro soy más yo mismo y
ayudo a que el otro sea más él mismo".

El profesor Pozo destacó que la relación se construye de persona a
persona, no de rol a rol. "El encuentro solo es posible cuando, de
persona a persona, puedo ser yo mismo y ayudar al otro a ser el
mismo". Ahondó en las tres condiciones necesarias para un verdadero
encuentro: que cada uno haya aprendido algo de sí mismo, que cada uno
ayude al otro a sacar lo mejor de sí mismo, y que exista una
transformación en cada quien.

Después de ofrecer unos dinámicos y lúdicos ejemplos a través de
aplaudidos trucos de magia, el profesor Pozo invitó a los obispos a
un ejercicio práctico de encuentro a través de la modalidad de breves
entrevistas recíprocas.

Eclesiología de comunión

Los trabajos continuaron con una reflexión de monseñor Carlos Aguiar,
arzobispo de Tlalnepantla, México, y presidente del CELAM, quien en un
video-mensaje profundizó sobre algunos de los principales aspectos de
la eclesiología de comunión que ha subrayado el papa Francisco.

Monseñor Aguiar aludió a la experiencia eclesial de la V Conferencia
General del Episcopado Latinoamericano, celebrada en Aparecida,
Brasil, en 2007, y recordó los cuatro rasgos de esa Conferencia que,
según el Santo Padre Francisco, reflejan el dinamismo de una
eclesiología de comunión: a) aunque había un documento de síntesis,
comenzó sin documento previo; b) se realizó en un santuario,
acompañados en un ambiente de oración por el pueblo de Dios; c) se
prolongó en un compromiso pastoral: la misión continental; y d) la
Virgen María acompañó a los obispos como a los apóstoles en
Pentecostés.

El presidente del CELAM sostuvo que la conversión pastoral a la que
somos invitados, es un proceso que exige un discernimiento y un cambio
de actitudes que deben estar orientados por cuatro líneas o pautas
eclesiológicas que el Papa estima estratégicas para poner en práctica
la eclesiología de comunión que nos regala el Concilio Vaticano II: 1)
discipulado misionero vivido en comunidad; 2) Iglesia descentrada que
no se queda en sí misma sino que refleja a Jesucristo como la luna al
sol; 3) cercanía y encuentro, dos categorías a promover, acercando a
Dios misericordioso a los seres humanos de hoy en sus circunstancias,
poniendo en el centro a la persona; y 4) el obispo, pastor servidor de
su Iglesia.

"Ustedes participan en este encuentro para ser mejores servidores de
su Iglesia (...) La gran tentación es buscarnos a nosotros, querer ser
los protagonistas y el centro. Siempre tenemos que reflejar a Cristo,
Señor de la historia, presente en su Iglesia y redimiendo al ser
humano en cada tiempo, en cada época", concluyó monseñor Carlos
Aguiar.

Posteriormente, los obispos se reunieron en grupos para reflexionar
sobre la eclesiología de comunión, a partir de la reflexión del
presidente del CELAM.

Transformar la realidad desde la Comunicación

Por la tarde del primer día del seminario, los Obispos participaron en
un laboratorio denominado "Concebir, construir y transformar la
realidad desde la Comunicación", que fue facilitado por el profesor
Alberto Ivern, argentino, académico en Filosofía y Educación en la
Universidad de Buenos Aires.

En su charla, el profesor Ivern sostuvo que todo está cambiando: "la
realidad está siendo producida o coproducida constantemente". Añadió
que, a pesar de las creencias que nos llevan a afirmar la existencia
de realidades inmutables, "la tradición judeo-cristiana nos plantea
otro paradigma: sí se puede cambiar y transformarse en algo totalmente
otro".

El facilitador de este momento agregó que desde esta dinámica, la fe,
la esperanza y la caridad adquieren un nuevo sentido y nos hacen
posible una mirada que, a su juicio, es necesario contagiar: "el reino
de Dios se esta construyendo, y hay signos de ello".

Conscientes de que convertir en narración un acontecimiento, una
experiencia, es una encarnación del Reino de Dios, los obispos
trabajaron posteriormente en grupos sobre la construcción periodística
de relatos a partir de hechos que ellos consideran "signos de los
tiempos" desde sus experiencias particulares.

Iglesia llamada a ser "el GPS del siglo XXI"

Los trabajos del día concluyeron con la conferencia "Nuevas
Tecnologías: asumir y habitar el nuevo ambiente comunicativo",
conducida por el profesor Arturo Merayo, español, consultor de
comunicación, periodismo e inteligencia emocional.

El expositor sostuvo que en el escenario comunicativo y tecnológico
que vivimos, con un debilitamiento de la autoridad, cambios rápidos y
constantes, y sobreinformación, la Iglesia está llamada a ser "el GPS
del siglo XXI". En ese sentido, planteó que la comunicación está en el
centro de la actividad sacerdotal, y esto se relaciona con los fieles,
con los colaboradores del obispo, con las personas que están alejadas
de la fe, y con las instituciones de su comunidad.

Añadió que la comunicación no es algo decorativo, estético o
anecdótico, sino que responde a una opción directiva, estructural,
integral y permanente: "La comunicación es el fundamento de cualquier
tipo de instituciones, y una comunicación integral pasa siempre e
inexcusablemente por los comportamientos individuales", manifestó el
profesor Merayo. Y con abundantes ejemplos, recordó que una buena
comunicación debe ser simple, específica, clara, sorprendente y
emotiva.

Con relación a las nuevas tecnologías, planteó que la Iglesia no puede
vivir de espaldas a ellas. "Es cierto que Internet y el mundo digital
es peligroso, ¿acaso pensábamos que no iba a serlo? Pero también los
automóviles y los aviones son peligrosos. Y hay que estar en el mundo
digital, porque la Iglesia es misionera y está donde el ser humano
está".

Tras un breve coloquio del charlista con los obispos, particularmente
sobre la formación que se imparte sobre Comunicaciones en los
seminarios a los futuros sacerdotes, el primer día de sesiones del
seminario concluyó con el rezo de Vísperas.

Publicado en Attualitá

Roma (PUSC) Seminario de Información religiosa para periodistas de lengua española

Roma, 30 enero – 2 febrero de 2014

Este seminario está dirigido a periodistas interesados en la Iglesia Católica y en sus actividades de comunicación. El objetivo es ofrecer algunas claves de comprensión sobre la organización y funcionamiento de la Santa Sede así como sobre algunas cuestiones de actualidad que se encuentran en la agenda de la información religiosa.
La Facultad de Comunicación Institucional de la Universidad Pontificia de la Santa Cruz y la Associazione Iscom organizan seminarios similares en francés, inglés, italiano y portugués.
Por primera vez, se ofrece ahora este módulo de actualización y formación profesional a periodistas de lengua española.
Tiene la intención de ofrecer claves para entender:
* Lo que la Iglesia dice de sí misma y de su misión en el mundo de hoy;
* Prioridades de Papa Francisco;
* La situación presente de algunas cuestiones debatidas.

Programa provisional

Link al sitio web de la Universidad Pontificia de la Santa Cruz

Jueves 30 enero 2014
Lugar: Aula del senado, de la Pontificia Università della Santa Croce
16h00 Recepción de los participantes
Rev. Prof. José María La Porte, Decano de la Facultad de Comunicación Institucional de la Universidad Pontificia de la Santa Cruz
16h10 Estructura y funcionamiento de la Iglesia y de la Santa Sede
Rev. Prof. Eduardo Baura, Facultad de Derecho Canónico, Universidad Pontificia de la Santa Cruz
17h15 La transparencia económica y financiera de la Santa Sede
Mons. Lucio Angel Vallejo, Secretario de la Prefectura Asuntos Económicos de la Santa Sede
19h30 Recepción en la Embajada de España ante la Santa Sede
Encuentro con el Embajador, Excmo. Sr. D. Eduardo Gutiérrez Sáenz de Buruaga.

Viernes 31 enero 2014
Lugar: Pontificia Università della Santa Croce
9h00 Cristianos en medio Oriente. ¿Qué futuro?
P. Miguel Angel Ayuso, Secretario del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso
10h00 La opinión pública, el Vaticano y el Papa: análisis de la evolución en el último año
Prof. Diego Contreras, Universidad Pontificia de la Santa Cruz
11h00 Pausa Café
11h30 La importancia y la presencia de América Latina en el momento presente de la Iglesia Católica.
Dr. Guzmán Carriquiry, Secretario de la Pontificia Comisión para América Latina.
13h30 Almuerzo con Elisabetta Piqué (La Nación, Buenos Aires), autora del libro Francisco, vida y revolución (Editorial El Ateneo)
16h10 La situación de la legislación canónica en torno a la nulidad del matrimonio, divorciados y vueltos a casar.
Mons. Felipe Heredia, Prelado Auditor de la Rota Romana
17h30 La evolución del Derecho Penal de la Iglesia
Rev. Prof. Davide Cito, Facultad de Derecho Canónico, Universidad Pontificia de la Santa Cruz
19h30 Cena – coloquio con Greg Burke, Asesor de Comunicación de la Secretaria de Estado del Vaticano

Sabado 1 febrero 2014 9h15 La comunicación de la Santa Sede
P. Federico Lombardi, Director de la Sala de prensa de la Santa Sede
11h30 Los actuales desafíos de la Congregación de la Doctrina de la Fe
S.E.R. Mons. Luis Ladaria, Secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe
13h15 Almuerzo – coloquio con Juan Vicente Boo, Corresponsal de ABC (Madrid)
16h30 La voz de la Iglesia en los debates sobre bio-ética
Rev. Prof. Pablo Requena, Representante de la Santa Sede en la World Medical Association
Domingo 2 febrero 2014
10h00 Visita. Ciudad del Vaticano
13h30 Almuerzo – coloquio. La actividad diplomática de la Santa Sede
Mons. Osvaldo Neves de Almeida, Secretaria de Estado del Vaticano

Como solicitar la inscripcion
Este seminario está dirigido a periodistas de lengua española interesados en la Iglesia Católica y en sus actividades de comunicación. El número de participantes es limitado, por lo que es obligatorio solicitar con antelación la inscripción
Inscripcion: € 300,00, que incluye documentación, visitas y comidas de trabajo. No incluye viaje y alojamiento. El Comité organizador evaluará las solicitud de inscripción y responderá a los solicitantes, para efectuar el registro y el pago. La solicitud de inscripción puede hacerse escribiendo a: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Registro y pago
Los participantes admitidos pueden efectuar la inscripcion y pago clicando aqui.

Lugar
Facultad de Comunicacion Institucional, Universidad Pontificia de la Santa Cruz
Piazza Sant'Apollinare 49 00186 Rome, Italy Tel: [39] 06681641 (Recepciòn)

Alojamiento
El alojamiento es responsabilidad de cada participante.
En la parte final de esta pagina puede hacer click en el archive adjunto ("Lodging.pdf"), que contiene una lista de posibles alojamientos en Roma (hoteles en zonas cercanas a la Pontificia Universidad de la Santa Cruz, y otros establecimientos hoteleros regidos por congregaciones religiosas con precios asequibles).

Contacto Iscom
Via dei Farnesi 91/a, 3º p - 00186 Roma Tel: (39) 066468522
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Website: www.iscom.info

File allegati: 
Publicado en Attualitá

Barcelona (Agencia SIC) - El obispo de San Sebastián, Mons. Munilla, como Presidente de la Comisión de Medios del Consejo Europeo de Conferencias Episcopales, ha intervenido en la reunión del plenario de esta Comisión que está teniendo lugar en su Barcelona. En su intervención ha valorado el modo comunicativo del Papa Francisco, en estos primeros ocho meses de su pontificado. Mons. Munilla ha contextualizado la comunicación del Papa Francisco en un tiempo de gracia especial que arranca, ha señalado, en el momento en que Benedicto XVI hizo público su renuncia. Asistimos a una novedad grande en el método de comunicación de la Iglesia: los medios ya no marcan la agenda del Papa, lo que tiene que hablar o lo que tiene que callar, por el contrario es el Papa el que marca la agenda a los medios". Para Mons. Munilla, asistimos a una lección del Papa en el ámbito de la comunicación. ¿Dónde está su secreto?, sin duda alguna la palabra clave del Papa es "su coherencia, la gran coherencia entre lo que dice, lo que hace, lo que piensa y lo que vive". A esta coherencia hay que añadir otros dos conceptos, la valentía y la transparencia.


 

Texto completo de la conferencia

La comunicación en el Papa Francisco

(A los ocho meses de pontificado)

Estimados hermanos obispos responsables de la Pastoral de Comunicación en las diversas Conferencias Episcopales europeas, queridos amigos todos:

En primer lugar quiero reiterar mi agradecimiento por vuestra presencia, como hice ayer en la sesión de apertura; así como agradecer también las intervenciones que hemos escuchado hasta ahora, que nos ayudan a vivir en profundidad la comunión de la Iglesia que se hace visible en su comunicación.

Me corresponde a mí ahora hacer una lectura de los primeros ochos meses del pontificado del Papa Francisco desde el prisma de la comunicación. Aun siendo consciente de mi atrevimiento, lo hago con la confianza en que vosotros mismos sabréis completar las lagunas de mi exposición, y con la convicción de que todavía necesitamos más tiempo para llegar a tener una visión más matizada de la comunicación en Francisco.

Insertado en un 'kairos'

No sería correcto abordar el tema de la comunicación en el Papa Francisco centrándonos de forma exclusiva en su carisma, cualidades, singularidades, métodos, etc. Si hiciésemos esto, nos estaríamos olvidando de que cada uno de nosotros —y muy especialmente el Papa— estamos insertados en un plan providencial que Dios lleva adelante en la Historia de la Salvación por medio de su Iglesia. En consecuencia, es importante que nos adentremos también en el misterio del 'kairos' (el tiempo de gracia que vivimos en el momento presente), para poder comprender el carisma comunicativo del Papa Francisco.

Una parte muy importante del éxito de la comunicación se basa en la buena receptividad de aquellos a quienes se dirige el mensaje. Sin esa receptividad, el carisma de un comunicador excelente se vería muy limitado, o incluso, condenado al fracaso. Pues bien, mi tesis de partida es la siguiente: El gesto profético realizado por Benedicto XVI con su renuncia, ha permitido la apertura de una parte importante de la opinión pública y de los medios de comunicación, hacia una mejor comprensión del ministerio del pastoreo en la Iglesia.

En efecto, la renuncia de Benedicto XVI "descolocó" a quienes hacían una lectura de la vida de la Iglesia en clave de ambición por el poder. La decisión de Benedicto XVI dejaba al descubierto la auténtica una realidad sobre el ministerio pastoral: Amor a la Iglesia por encima del protagonismo personal; concepción de la jerarquía como servicio; confianza en que Dios cuida de la Iglesia y sabe guiarla en medio de los temporales y las pruebas...

A lo anterior se añade el modo en que se realizó la elección del Papa Francisco, que dejó patentes otros aspectos importantes: La no existencia de estrategias humanas en la elección del sucesor de Pedro; la fe en la invocación al Espíritu Santo con plena disposición de acoger su inspiración; la universalidad de la Iglesia por encima de nuestras visiones parciales y limitadas...

Todo ello ha permitido que algunos medios de comunicación hayan puesto entre paréntesis —aunque solo sea parcialmente— los prejuicios con los que anteriormente juzgaban la vida de la Iglesia. Es como si se hubiese roto una especie de "cerco mediático" en torno a la Iglesia, o como si se hubiese producido una "tregua" en medio de una estrategia laicista y anticlerical.

Me viene a la memoria la famosa máxima agustiniana: "Para poder amar hay que conocer; pero para poder conocer hay que amar". Ciertamente, con la elección del Papa Francisco estamos asistiendo a un caso práctico de este principio. La acogida afectuosa dada al nuevo Papa se ha traducido, en algunos sectores, en un voto de confianza hacia su ministerio; lo cual posibilita un conocimiento objetivo del mensaje de la Iglesia.

La resultante es que un momento histórico especialmente difícil de la vida de la Iglesia, que estaba suponiendo un notable desgaste mediático (IOR, Vatileaks, etc.), se ha transformado en un 'kairos'; en un momento especial de gracia. Y todo ello ha acontecido, no ya como consecuencia de una estrategia humana, sino como fruto de la acción del Espíritu Santo en su Iglesia; que no solo es 'apostólica', sino que también es 'carismática'.

Carisma y originalidad

Aun siendo muy importante la reflexión previa sobre el 'kairos' en el que tiene lugar la comunicación en el Papa Francisco, es igualmente relevante la sensibilidad singular que caracteriza al Santo Padre, que en mi opinión refuerza su capacidad comunicadora. Francisco es un 'hombre de Dios' profundamente tradicional, al mismo tiempo que nada conservador.

Dado que la traducción a otros idiomas de estos dos términos —'tradicional' y 'conservador'— puede prestarse a equívocos, conviene precisar el sentido en el que los he utilizado: He descrito a Francisco como un hombre 'profundamente tradicional', en el sentido teológico del concepto 'Tradición'. Baste recordar sus frecuentes referencias al Catecismo de la Iglesia Católica como la regla autorizada de nuestra fe; la utilización habitual, en sus discursos, de diversos conceptos olvidados en la modernidad (el influjo de Satanás en nuestra vida, el peligro de mundanización, etc.); su llamada a la conversión y a la autenticidad evangélica... Y al mismo tiempo, he descrito a Francisco como un hombre 'nada conservador', desde la perspectiva de la llamada que el Papa hace a la reforma de los usos y costumbres clericales y eclesiales, que no han de ser confundidos con la propia Tradición de la Iglesia.

La combinación que hace el Papa de estos dos aspectos (plena fidelidad a la Tradición y libertad evangélica para discernir sobre los modos eclesiales —así como sobre los hábitos clericales—), le coloca en una situación privilegiada para la comunicación. Estamos ante un estilo de comunicación que favorece la atención a lo esencial, evitando así que lo 'secundario' ocupe el lugar de lo 'sustancial'.

Frente a manipulaciones y distorsiones: Estrategia de lo esencial

Es cierto que una buena parte de los medios de comunicación —que adolecen de la formación teológica necesaria para poder dar noticia del mensaje de la Iglesia— tiende a centrar su atención en aspectos superficiales, enfatizando las diferencias entre el Papa Francisco y el Papa emérito Benedicto XVI, hasta el punto de pretender contraponerlos. (Tomemos como ejemplo, la profusión de fotos y comentarios sobre los zapatos que calza Francisco, comparándolos con los zapatos rojos de Benedicto XVI, etc.)

Más aún, determinados medios —por desgracia, algunos de ellos incluso eclesiales— han creado falsas expectativas en torno al Papa Francisco; en el sentido de esperar de él un cambio de elementos sustanciales de nuestra fe y de nuestra moral. Según ellos, el Papa debería cambiar la moral sexual católica, modificar la Tradición de la Iglesia con respecto al ministerio sacerdotal y episcopal, etc. No es difícil pronosticar que la creación de estas falsas expectativas puede tornarse, llegado el momento, en un juicio crítico hacia el Papa. Alguien dijo que los primeros meses del pontificado del Papa Francisco están siendo un "Domingo de Ramos" con respecto a la comunicación; pero que es previsible la llegada del "Viernes Santo"...

Sin embargo, a pesar de la existencia de estas falsas expectativas y de otras manipulaciones, lo que está fuera de duda es que el presente 'kairos' en la vida de la Iglesia está posibilitando que los medios de comunicación se estén haciendo eco, con bastante profusión y detalle, del mensaje del Papa Francisco. Existe una inusitada apertura a conocer e incluso a intentar comprender su mensaje. Para que este 'milagro' haya sido posible, el Papa se ha centrado en la predicación del kerigma combinándolo con una catequesis vivencial; dejando para momentos posteriores los desarrollos de las cuestiones morales mediáticamente conflictivas. Son de sobra conocidas sus palabras en la rueda de prensa que tuvo lugar en el vuelo de retorno de Río de Janeiro, en las que, preguntado por su posicionamiento ante los temas morales más contestados desde la mentalidad secularizada, respondía diciendo que como "hijo de la Iglesia", su pensamiento está en la plena comunión magisterial, pero que al mismo tiempo él entiende que no debe de centrar su discurso en los temas morales.

Gestos, signos y palabras

Jesús predicó el Reino de Dios mediante 'signos' y palabras (Cfr. Lc 24, 19, Jn 10, 38). Los apóstoles, revestidos de la fuerza del Espíritu, continuaron aquel mismo modo de predicación evangélica —al que podríamos definir como "sacramental"—, integrando los signos y las palabras (Cfr. Hch 3, 6). Este estilo comunicativo de Jesús de Nazaret ha marcado la forma de comunicación de la Iglesia; y llegados al Papa Francisco, estamos siendo testigos de un retorno a los orígenes de esta realidad evangélica.

Cuando la tarde del 13 de marzo de 2013, el Papa Francisco se asomó a la Logia de las Bendiciones de la Basílica de San Pedro, en apenas diez minutos, había quedado patente su gran originalidad y frescura en una forma de comunicación, que resultó ser tremendamente significativa e interpelante para sus interlocutores.

Pasados los ocho primeros meses de pontificado, podemos constatar que la comunicación en Francisco está marcada por una integración de signos, gestos y palabras, que han otorgado al Papa una gran capacidad comunicativa y una insólita cercanía a los oyentes –con independencia de su origen, cultura, credo o posición social-. Se está viviendo un llamativo acercamiento de los alejados a la Iglesia e incluso a la práctica religiosa.

+ Entre los signos que todos recordamos, podemos destacar la elección de Lampedusa como su primer viaje fuera de la Península Itálica, el báculo de madera de cayuco que allí utilizó y el altar sobre la patera. En un sentido similar podríamos destacar su elección de Santa Marta como lugar de residencia; la utilización de vehículos sencillos para sus desplazamientos; las imágenes de su ascenso al avión y su descenso de él, portando su maletín en la mano; el lavatorio de pies en una cárcel de jóvenes, en la celebración del Jueves Santo...

+ Entre los gestos del Papa Francisco, recordamos su afectuosa cercanía al Papa emérito Benedicto XVI en la visita a Castelgandolfo; la publicación de su primera encíclica "a cuatro manos" en conjunción con su antecesor; la ternura que manifiesta a los enfermos, a los niños y a los jóvenes en cada encuentro... (Soy consciente de que es difícil establecer una frontera entre signos y gestos, ya que los encontramos plenamente fundidos).

+ Entre las palabras, destacamos las que improvisa en medio de sus discursos u homilías, que brotan del corazón y se convierten en titular para los medios de comunicación. Su palabra "vergüenza", ante la tragedia de Lampedusa, resonó en todo el mundo con una contundencia inusitada. Sus palabras son sintéticas e intuitivas, de forma que se trasladan fácilmente a los titulares: "El apego al dinero te destruye a ti y a tu familia", etc.

Al mismo tiempo, el Papa Francisco se desenvuelve con gran comodidad y espontaneidad en el género de las parábolas, haciendo así su mensaje más cercano y comprensible. No es difícil suponer hasta qué punto pudieron resultar inolvidables para los jóvenes brasileños aquellas palabras pronunciadas en Copacabana:

"Aquí, en Brasil, como en otros países, el fútbol es una pasión nacional. Pues bien, ¿qué hace un jugador cuando se le llama para formar parte de un equipo? Debe entrenarse, y entrenarse mucho. Así es en nuestra vida de discípulos del Señor. San Pablo nos dice: «Los atletas se privan de todo, y lo hacen para obtener una corona que se marchita; nosotros, en cambio, por una corona incorruptible» (1 Co 9,25). ¡Jesús nos ofrece algo más grande que la Copa del Mundo! Nos ofrece la posibilidad de una vida fecunda y feliz, y también un futuro con él que no tendrá fin, la vida eterna. Pero nos pide que entrenemos para «estar en forma», para afrontar sin miedo todas las situaciones de la vida, dando testimonio de nuestra fe. ¿Cómo? A través del diálogo con él: la oración, que es el coloquio cotidiano con Dios, que siempre nos escucha. A través de los sacramentos, que hacen crecer en nosotros su presencia y nos configuran con Cristo. A través del amor fraterno, del saber escuchar, comprender, perdonar, acoger, ayudar a los otros, a todos, sin excluir y sin marginar. Queridos jóvenes, ¡sean auténticos «atletas de Cristo»!".

Dos géneros novedosos

A lo anterior se añade que estamos siendo testigos de dos géneros novedosos en la comunicación de los papas: La homilía diaria en Santa Marta y la entrevista personal o en grupo, sin guiones previos, sin acuerdos, sin revisiones; como decimos en el idioma español, "a pecho descubierto".

La homilía diaria en Santa Marta está teniendo una repercusión mediática inusitada. La forma de hablar del Papa, la claridad de su mensaje, la utilización de imágenes y de titulares, hace que los resúmenes de sus palabras que diariamente pública Radio Vaticana y "L'Osservatore Romano" (elaborados independientemente) tengan una difusión mundial, y que sean muchos los medios que las reproducen en sus boletines. Estas homilías son ya una parte importante del conjunto de la predicación del Papa.

También las entrevistas han tenido un notable eco. Empezando por la que concedió a los medios durante el vuelo de regreso de la JMJ; así como las concedidas en sucesivas conversaciones, a Antonio Spadaro, para la "Civiltá Cattolica" y a Eugenio Scalfari para "La Repubblica". Ambas tuvieron una repercusión mundial y prácticamente todos los medios de comunicación se hicieron eco de ellas. Hay que decir que estos géneros no habían sido utilizados prácticamente por los papas anteriores, y su repercusión y la imagen de cercanía y credibilidad que transmiten, los hacen recomendables.

La ventaja de estos formatos que utiliza el Papa es que antes de dirigir su mensaje, ya ha podido empatizar con los periodistas y con los mismos usuarios de los medios. A los medios no les queda más remedio que ser coherentes con esa imagen del Papa que previamente ha calado en los cristianos —y también en muchos no cristianos— por su relación personal con ellos. Es más difícil criticar a un Papa que cae bien, que tiene mensajes claros, que habla de lo que une, de lo común, de lo que todo el mundo entiende y aprecia.

Por último, podríamos subrayar igualmente que el Papa Francisco ha tomado con decisión el testigo de Benedicto XVI en la evangelización del "Sexto Continente". La cuenta de Twitter elegida por Benedicto XVI (@pontifex) ha facilitado esta continuidad; y el estilo comunicativo rápido e intuitivo de Francisco, ha contribuido a aumentar exponencialmente el número de seguidores de esta cuenta.

El resultado de todo ello, es que asistimos a una novedad grande en el método de la comunicación de la Iglesia, y esto es una enseñanza fundamental para todos nosotros: Los medios ya no marcan la agenda del Papa (lo que deba hablar o callar, etc.); por el contrario, es el Papa el que marca la agenda a los medios. En buena medida, es la forma de comunicación de Francisco la que determina los encuadres, los temas, y los titulares... En definitiva, estamos asistiendo a una lección de comunicación por parte del Papa Francisco (aun cuando él no tenga conciencia alguna de ello): La Iglesia tiene una agenda repleta de temas interesantes y valiosos para todos los hombres, de la que los medios de comunicación se hacen eco.

Coherencia, valentía y trasparencia

¿Dónde está el secreto último del carisma comunicativo del Papa Francisco? Sin duda alguna, la primera clave es su coherencia o autenticidad. En la teoría de la comunicación, actualmente se subraya la importancia de 'transmitir credibilidad'. Pues bien, en el Papa Francisco se aprecia una gran coherencia entre lo que piensa, lo que dice, lo que hace y lo que vive. Más aún, el Papa denuncia con frecuencia el peligro contrario. Por ejemplo, cuando el pasado 14 de abril visitó la Basílica de San Pablo, el Papa señaló la incoherencia de los pastores y de los fieles como un grave problema para la Iglesia. Lo hizo recordando a San Francisco de Asís: "Me viene ahora a la memoria –decía el Papa- un consejo que San Francisco de Asís daba a sus hermanos: Predicad el Evangelio y, si fuese necesario, también con las palabras. Predicar con la vida: El testimonio. La incoherencia de los fieles y los Pastores entre lo que dicen y lo que hacen, entre la palabra y el modo de vivir, mina la credibilidad de la Iglesia". En consonancia con esto, las palabras de Francisco se plasman en sus obras y en su vida. Por ejemplo, si habla de cercanía con los que sufren y abraza a los enfermos al final de su audiencia, a continuación manda al Limosnero del Papa a repartir su ayuda a Lampedusa. Es decir, la coherencia es notoria y palpable. Y es que, como decía Pablo VI en la exhortación apostólica "Evangelii Nuntiandi", el mundo está más necesitado de testigos que de maestros; y solo aceptará a los maestros en la medida en que sean testigos.

A esta autenticidad o coherencia que hemos señalado en primer lugar, hay que añadir otros dos conceptos importantísimos que garantizan la credibilidad de la comunicación de Francisco: la valentía y la trasparencia.

No cabe la menor duda de que Benedicto XVI y Juan Pablo II habían caminado por esta misma senda de la 'valentía' y de la 'trasparencia'. Su política de comunicación en medio de la crisis de los sacerdotes implicados en casos de abusos, fue contundente. Ahora, la comunicación del Papa Francisco avanza en esa dirección, y supera definitivamente el error de un silencio obstinado de otros tiempos; una silencio que dio pie a muchas incomprensiones, a ataques indiscriminados hacia la Iglesia y a falsas acusaciones que han cuajado en una parte importante de la opinión pública. El Papa Francisco nos da un empujón definitivo para que perdamos el miedo a la comunicación del mensaje cristiano y de la vida de la Iglesia.

Aclaremos algo importante: La coherencia, la valentía o la trasparencia del Papa Francisco, no forman parte de una táctica proselitista. No es una estrategia nacida de un gabinete de comunicación o de un experto de marketing. El Papa actúa así porque es así. No finge, no interpreta un papel para transmitir una enseñanza. Actúa como es y su ejemplo arrastra. "Cuando coge el maletín en sus manos para subir al avión que le lleva a Río —señala el P. Lombardi— no interpreta un papel para enseñarnos algo. Él siempre lleva su maletín con sus cosas, y al hacerlo así, nos está enseñando algo". Su actuar es consecuencia de su ser. El sacerdote jesuita Gerardo Whelan, profesor de Teología en la Universidad Gregoriana, dice de él: "No es falso. Siempre ha sido así. Es una persona muy fuerte e inteligente que sabe el significado de sus acciones simbólicas. Está enviando mensajes a través de sus acciones que no son accidentales".

Profundidad y sencillez

Decía Chesterton que "las palabras de los pedantes son un sustituto del pensamiento". De hecho, la tradición catequética de la Iglesia demuestra que los grandes misterios de la fe se pueden expresar en un lenguaje sencillo y adaptado a los diversos interlocutores, sin que por ello peligre la integridad ni la profundidad.

En el caso del Papa Francisco, su éxito de comunicación se debe en buena medida a su expresión, a medio camino entre el lenguaje kerigmático y el catequético. Sus palabras son sencillas, coloquiales; basadas en imágenes de gran impacto expresivo que no pueden ser casuales, sino que brotan primero de la oración y después del deseo de hacerse entender.

Francisco es un Papa que no necesita intérpretes. Ninguna de sus palabras, homilías, respuestas o discursos, necesitan un diccionario o un experto teólogo al lado, para aclarar lo que dice. De hecho, cuando alguien intenta interpretar las palabras del Papa, contextualizarlas, matizarlas o redondearlas, se hace sospechoso de manipulación. Y lo cierto es que este estilo consigue hacerse un hueco entre las noticias del día, de cualquier telediario del mundo.

Stefania Falasca, periodista y editorialista del periódico de la Conferencia Episcopal Italiana "Avvenire", ha comparado la oratoria del Papa Francisco al "sermo humilis" del que habla San Agustín. Su llamamiento a sacerdotes y obispos en la Misa Crismal del Jueves Santo, para ser "pastores con olor a oveja" nos trae a la memoria el sermón sobre los obispos del Santo de Hipona.

El P. Antonio Spadaro S.I., que realizó la famosa entrevista al Papa, a la que hemos hecho alusión, ha señalado recientemente que al Papa Francisco le gusta comunicarse personalmente, sin intermediarios. Así se ve en sus llamadas de teléfono particulares a la gente común, o en las fotografías que se hace con unos jóvenes en Instagram. También recordaba Spadaro cómo "toda la entrevista estaba orientada a la comunicación, porque para el Papa Francisco comunicar es una exigencia".

Por su parte, Mons. Celli, presidente del Consejo Pontificio para las Comunicaciones ha propuesto tres claves para describir la comunicación en el Papa Francisco:

- El enfoque inmediato y directo de su dialogar. El Papa Francisco logra combinar frases simples con la riqueza del contenido de la fe: Sabe establecer una sintonía profunda. El primer elemento a destacar es la capacidad del Papa de trazar, en sus homilías, el perfil esencial del discípulo del Señor.

- La utilización de las imágenes. El Papa las usa porque ayudan a que el hombre capte inmediatamente los contenidos profundos de la fe y del mensaje evangélico: El olor de las ovejas que deben tener los sacerdotes, como el buen pastor; o las lágrimas del sufrimiento, que son como lupas que permiten que el hombre se vea al lado del Señor.

- La expresividad de sus gestos. Cuando coge a un niño, cuando abraza a un enfermo, cuando levanta el pulgar mirando a los jóvenes, pone de manifiesto una disposición acogedora y un saber compartir con los hombres de nuestro tiempo.

Epílogo

Es importante que no perdamos de vista que la comunicación en el Papa Francisco no nace de un carisma personal en la expresión, ni mucho menos de una técnica ensayada. Más bien, la fuente de su comunicación está en otros dos factores, que voy a desarrollar brevemente sirviéndome de dos celebres expresiones pronunciadas por Francisco en estos primeros meses:

a) Un celo apostólico que nos permite superar temores y arriesgar en la comunicación: "Una Iglesia que no sale, a la corta o a la larga, se enferma en la atmósfera viciada de su encierro. Es verdad también que a una Iglesia que sale le puede pasar lo que a cualquier persona que sale a la calle: tener un accidente. Ante esta alternativa, les quiero decir francamente que prefiero mil veces una Iglesia accidentada que una Iglesia enferma".

b) Un cristocentrismo que hace de la identidad de la Iglesia la servidora de la Palabra del Señor: "La enfermedad típica de la Iglesia encerrada es la autorreferencial; mirarse a sí misma, estar encorvada sobre sí misma como aquella mujer del Evangelio. Es una especie de narcisismo que nos conduce a la mundanidad espiritual y al clericalismo sofisticado, y luego nos impide experimentar la dulce y confortadora alegría de evangelizar".

En efecto, el Papa Francisco está presentando un rostro de la Iglesia que no es 'autoreferencial', sino plenamente referida a Jesucristo. Cuando los jóvenes le aclamaban en Rio de Janeiro, al grito de "¡Francisco, Francisco!", él les invitaba a reformular sus aclamaciones, diciendo "¡Jesucristo, Jesucristo!".

El Vicario de Cristo en la tierra está llamado a comunicar a todo el mundo que Jesucristo es la única razón de ser de la Iglesia, además de ser también la respuesta al deseo humano de verdad, bondad y belleza. Esta perspectiva cristocéntrica, unida a su celo apostólico, conforma y determina en gran medida la comunicación en el Papa Francisco.

El carisma del Papa Francisco —en el contexto del 'kairos' en el que estamos insertos— nos ofrece una buena oportunidad para mejorar la comunicación del mensaje de salvación a nuestra sociedad. ¡Muchas gracias!

Publicado en Contributi

Barcelona (Agencia SIC) - Durante el pasado fin de semana en Barcelona tuvieron lugar los trabajos del plenario de los obispos europeos dedicados a la comunicación. Se tuvieron tres intervenciones.

La primera de ellas ha corrido a cargo de la profesora Miriam Díez Bosch quien ha recordado que el anuncio del Evangelio es irrenunciable, pero ese anuncio debe encontrar el tiempo y el modo. Según señaló, "equivocarse en el tiempo o en el modo, incluso en la intensidad del anuncio, puede ser contraproducente". Al mismo tiempo, afirmó que la lógica digital, es ineludible. "El mundo digital no es otro mundo, es el mundo. Esto es un desafío: cuando escribo en un blog, cuando hablo por skype, cuando envío un whatsapp, soy yo la que actúa". La frontera digital facilita un encuentro de todos para todo. Ahora "es necesario que la Iglesia sea artífice de la construcción de sentido, tan necesario en el mundo del marketing, y también de ofrecer al mundo el valor de la credibilidad", para ello es necesario que la Iglesia se encuentre en el tiempo justo en el lugar adecuado: "Debemos estar en el mundo digital para ofrecer una compañía afectiva y efectiva", utilizando el encuentro personal, que también es posible en el contexto digital.

La segunda intervención, orientada a la explicación de actividades, ha sido realizada por Ludovine de la Rochére, presidenta de la asociación Manif pour tous creada en Francia en torno a la oposición a la ley del matrimonio homosexual. En su intervención ha explicado el proyecto, casi espontáneo, para detener el desarrollo de esta ley y la reacción que suscitó en numerosos grupos, católicos, protestantes o de personas sin religión, una reflexión en torno al valor y al sentido del matrimonio y de la familia. Personas de todas las ideologías o religiones se unieron en torno a la idea de que el matrimonio es para la paternidad y la paternidad precisa de un padre y una madre. En este sentido, ya que la ley del matrimonio homosexual priva al hijo de un padre o de una madre. En su intervención señaló que "un mensaje muy importante en comunicación para nosotros fue la oposición a cualquier forma de homofobia, que implica una falta de respeto y su falta de amor. Tenemos que defender la libertad, libertad de expresión, de pensamientos". En cuanto a los métodos, señaló cómo utilizaron dos caminos para la explicación de los argumentos: las redes sociales y flyers en las manifestaciones, con explicaciones muy sencillas que pudiera llegar a quienes no utilizan las redes sociales. Por su parte, explicó cómo los medios de comunicación no publicaron ningún artículo de opinión con su postura, por lo que el modo de actuar fue de persona a persona y a través de las redes sociales.

La tercera intervención de la mañana corre a cargo de Gustavo Entrala, CEO de 101, sobre las herramientas digitales para la comunicación social. Según señaló en su labor profesional, las marcas piden utilizar las nuevas tecnologías para volver a conectar a los jóvenes con las marcas con las que él trabaja. No es una cuestión relevante sólo para la Iglesia católica sino para cualquier marca o institución.

Al pensar en el mundo de las app como herramientas para el mensaje de la Iglesia, señaló Entrala que el cauce de mayor crecimiento es el de la telefonía móvil y las tablets: "Las redes sociales son adictivas cuando se manejan a través del teléfono móvil, y esto ocurre ya en más del 50% de las conexiones". El gran cambio para los creadores de contenido y las instituciones es crear para ser elegido por el público: "Si el contenido es bueno y la aplicación está bien hecha las personas la utilizan todos los días", porque las redes sociales son adictivas cuando se utilizan a través de la telefonía móvil.

 

Publicado en Attualitá
Miércoles, 08 Mayo 2013 09:58

El futuro de la comunicación a debate

(Zaragoza) El jueves 9 de mayo, directores y representantes de la comunicación compartieron sus impresiones sobre el futuro de la comunicación en el marco de la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales. 

La mesa fue integrada por Mikel Iturbe, director de Heraldo de Aragón; Pepe Quilez, director de Aragón Televisión; Rosa Pellicero, directora de Aragón Radio; Roberto García, director de Aragón Digital; Javier Ferrer, director de COPE Aragón; José María Tejerina, director regional de la Cadena SER en Aragón y Miguel Justribó, vicepresidente de estrategia de G2. La moderación de la mesa estuvo a cargo de Joseba Bonaut, decano de la Facultad de Comunicación de la Universidad San Jorge.

La Facultad de Comunicación de la Universidad San Jorge conjuntamente con la Delegación de Medios de la Archidiócesis de Zaragoza se une de esta manera a las actividades previstas con motivo de la edición 47 de la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales. En este año el tema de las jornadas es: “Redes Sociales: portales de verdad y de fe; nuevos espacios para la evangelización”.

Publicado en Attualitá

Buenos Aires (AICA) - El jefe del Servicio de Internet de la Santa Sede, monseñor Lucio Ruiz, brindó el pasado jueves 11 de abril una conferencia en la Pontificia Universidad Católica Argentina “Santa María de los Buenos Aires” (UCA) sobre la evangelización en la era digital, en la que insistió en analizar la cultura mundial contemporánea, y no plantearla como un problema, sino como una posibilidad “para llevar el Evangelio hasta los extremos confines del mundo, cumpliendo también hoy el mandato misionero del Señor”

El jefe del Servicio de Internet de la Santa Sede, monseñor Lucio Ruiz, brindó el pasado jueves 11 de abril una conferencia en la Pontificia Universidad Católica Argentina “Santa María de los Buenos Aires” (UCA) sobre la evangelización en la era digital. 

La charla que el sacerdote santafesino impartió en el auditorio Monseñor Derisi, ante un nutrido público, se tituló “Nueva Evangelización, Nuevas Tecnologías. La Evangelización en la era digital”. Monseñor Ruiz analizó el contexto en el que se desenvuelven las personas, dentro de una cultura digital, y así poder reconocer el modo en el que se debe llevar el anuncio del Evangelio. 

El prelado de Su Santidad indicó que la cultura mundial contemporánea se afianza sobre el cambio, lo cual genera preguntarse sobre éste como principio, y hacia qué configuración social está llevando.

“Frente a los cambios –sostuvo- se pueden adoptar dos actitudes: ignorarlos o involucrarse en ellos. La primera es una neofobia, una resistencia al cambio, una paralización, es ver el entorno cambiante como una amenaza; la segunda, implica involucrarse en el proceso de cambio, que si se hace con el necesario juicio crítico es respuesta creadora, que comporta un aprender, un innovar, un camino hacia la transformación y la adaptación a la nueva realidad”.

Monseñor Ruiz también expresó que la implicación de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación en las instituciones y las relaciones interpersonales configuran una realidad transversal que “deja de ser una cosa para técnicos y se convierte en un fenómeno social que debe interesarnos a todos”.

“Las tecnologías" presentan desafíos que nos obligan a repensar conceptos, criterios y su utilización, y cómo utilizar los beneficios de ésta. Lo importante es saber cuándo, cómo y para qué utilizar la tecnología, y cuál tecnología”, estimó.

Analizando quién es el “usuario” y cuál es el “servicio” que brinda la Iglesia, el dignatario eclesial reflexionó sobre los nuevos modelos de gestión de las organizaciones, en los que confluyen los intereses colectivos e individuales, se fomenta la creatividad y la apertura y la aceptación de nuevas ideas, en un marco de comunicación fluida y sentimiento de pertenencia, donde uno de los valores que prima es la adaptación a nuevas situaciones.

Luego de analizar una cierta “cultura del cambio”, el sacerdote santafesino reflexionó sobre lo que no muta: “Si por una parte ‘todo cambia’ , por la otra no, ya que la verdad de Dios, el bien, el amor y la verdad del hombre mantienen siempre intacta su validez e integridad”.

Ante esta situación, monseñor Ruiz advirtió necesario no caer en la dependencia que el hombre va teniendo de estos instrumentos tecnológicos: “Lo que no puede admitirse es que los aspectos esenciales del ser persona humana, el amor, el pensamiento, las relaciones humanas, la relación con lo trascendente queden aprisionados o se pierdan por estas nuevas tecnologías y su lógica y dinámica interna”.

“Para afrontar el pensamiento de la acción de la Iglesia en la era digital hay que conocer el quid del cambio cultural y hacia dónde va. Por ello, la educación no comienza con el enseñar, sino con el aprender. Conocer este nuevo mundo, analizarlo, conocer su lenguaje y sus claves es el eje de un verdadero esfuerzo formativo porque implica que, en primer lugar, no se banaliza el fenómeno, sino que se lo toma con conciencia, en su realidad, en su dimensión y complejidad”, dijo.

“La Iglesia no puede dejar de interrogarse sobre esta nueva cultura, porque toca intrínsecamente su misma naturaleza y misión. Si el punto clave está en ‘hay de mí si no evangelizo’”, añadió el presbítero, quien llamó a no quedarse “en abstracto” sino en encarnar esta tarea. Finalmente, monseñor Ruiz explicó que la cultura contemporánea no debe plantearse como problema, sino como una posibilidad “para llevar el Evangelio hasta los extremos confines del mundo, cumpliendo también hoy el mandato misionero del Señor”.

Posteriormente, monseñor Ruiz resumió en diez puntos las características de la comunicación social, la comunicación digital y la comunicación cristiana, según el magisterio del emérito papa Benedicto XVI.

La oficina que dirige Mons. Ruiz
El Servicio de Internet del Vaticano (antigua Oficina de Internet de la Santa Sede), es una de las tres oficinas de la Dirección de Telecomunicaciones del Estado de la Ciudad del Vaticano. Inició su actividad el 25 de diciembre de 1995, cuando difundió en el incipiente sitio web del Vaticano (www.vatican.va) el mensaje del papa Juan Pablo II con motivo de la Navidad de aquel año.

Según expresó el emérito papa Benedicto XVI en uno de sus últimos mensajes para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, este organismo trabaja con la conciencia y la responsabilidad de ser “las manos digitales” del Santo Padre en la evangelización del nuevo “mundo digital”.
Publicado en Attualitá

América Latina (OCLACC-SignisALC).- El Fondo Regional para la Innovación Digital en América Latina y el Caribe (FRIDA) abrió la primera convocatoria para financiar proyectos de investigación o implementación sobre la Sociedad de la Información en la región. El anuncio se hizo en la Casa de Internet de Latinoamérica y el Caribe, que tiene su sede en Montevideo, Uruguay.

El Premio reconocerá cinco propuestas destacadas en el campo de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TICs), con énfasis en la inclusión social y el desarrollo económico, social y cultural de la región. Adicionalmente esta primera convocatoria incluye fondos no reembolsables para profundizar o replicar el proyecto o la iniciativa presentada por parte de las organizaciones postulantes.

La convocatoria estará abierta hasta el 31 de mayo y reconocerá a aquellas propuestas que hayan realizado contribuciones relevantes en el campo de las TIC en materia de desarrollo económico, social y cultural).

La iniciativa que se presente debe haber alcanzado resultados concretos y tangibles al momento de hacer efectiva su postulación, afirmó Lara Robledo, responsable de cooperación institucional de Lacnic.

Robledo destacó que por primera vez en esta edición 2013 la convocatoria incluye fondos adicionales para propuestas de escalamiento de actividades relacionadas con el proyecto que las organizaciones postulantes ya están desarrollando, la generación de nuevas actividades o la replicación del proyecto en otros contextos de las subregiones.

Las áreas temáticas en las que se podrán postular proyectos al llamado "Premios+" son: Acceso, Libertades, Desarrollo e Innovación, basadas todas en el eje de Gobernanza de Internet. Además se entregará un premio al proyecto más votado y creativo.

Hasta el momento, más de 50 organizaciones de 15 países han recibido ya apoyo y subsidios del programa FRIDA para proyectos de investigación por más de un millón y medio de dólares.

Para más información sobre las bases del concurso e inscripciones ingrese al sitio http://programafrida.net/awards

Publicado en Attualitá

(Ciudad del Vaticano) El Master en Comunicación Social en Contexto Intercultural y Misionero, patrocinado por la Pontificia Universidad Urbaniana, tiene como objetivo formar profesionales en el mundo de la comunicación social y de los medios de comunicación de masas. El Máster está dirigido especialmente a los jóvenes (sacerdotes), religiosos o laicos que tengan la intención de operar en zonas que se caracterizan por un compromiso misionero, multicultural y de diálogo interreligioso. 

El objetivo es proporcionar los conocimientos teóricos, éticos, socio-antropológicos y eclesiales para crear y gestionar un medio de comunicación masivo. Al mismo tiempo, tiene como objetivo proporcionar conocimientos prácticos sobre la lógica de la producción, el desarrollo y la gestión económica de un periódico, Networking, una oficina de prensa, un programa de radio o televisión o un documental en vídeo, dentro de un contexto intercultural y de “brecha digital”, ante los escasos recursos. 

El Master se compone de un cuerpo docente internacional, profesional, competente y directamente comprometido en la comunicación intercultural y multimedial. 

El Master es intensivo y con obligo de frecuencia, dura un año académico, y ofrece la posibilidad de realizar practicas de formación profesional en los principales Media católicos en Roma y en Italia (Radio Vaticana, RadioinBlù, Radio Meridiano12, TV2000, SIR,  MISNA, H2O, MABq, Zenit.org, Radio Maria World Family, etc.) 

El Master es un Titulo de Especialización por estudiantes que ya poseen un grado académico de primer nivel (Licenciatura o Bachelor). Proporciona 90 ETCS (European Transfer Credits System).


Publicado en Attualitá

Ciudad del Vaticano (L'Osservatore Romano) - «Cuando nos abandonamos totalmente en el Señor, todo cambia. Somos hijos de un Padre que nos ama y nunca nos abandona». Fue el tuit de Benedicto XVI lanzado el miércoles 2 de enero. Se reanudan así las intervenciones con ocasión de la audiencia general. El primer tuit se publicó el 12 de diciembre, fecha histórica que marcó el debut del Papa en las redes sociales con el seguidísimo tuit: «Queridos amigos, me uno a vosotros con alegría por medio de Twitter. Gracias por vuestra respuesta generosa. Os bendigo a todos de corazón». El uso del nuevo medio de comunicación a través del account ‏@pontifex fue un gesto que explicó indirectamente el Pontífice precisamente durante la catequesis de ese día, en la cual subrayó que «Dios no se ha retirado del mundo, no está ausente, sino que nos sale al encuentro en diversos modos que debemos aprender a discernir».

«Que el Señor os bendiga y os proteja en el nuevo año», se lee en el tuit del 1 de enero que remite a las Escrituras  judías tanto directa– «El señor te bendiga y te proteja» (Nm 6, 24) – como indirectamente: «Que Dios tenga piedad y nos bendiga, ilumine su rostro sobre nosotros» (Sal 67).

Sobre cómo nacen los tuits de Benedicto XVI es de lo que habló el presidente del Consejo pontificio para las comunicaciones sociales, el arzobispo Claudio Maria Celli, en una entrevista concedida al «Tgcom24». «Las oficinas de la Secretaría de Estado preparan un texto que el Papa debe aprobar. Creemos y queremos firmemente que los tuits sean realmente de Benedicto XVI», afirmó el prelado. Respondiendo a las preguntas de Federico Novella y Fabio Marchese Ragona, el arzobispo subrayó que «el Papa interviene en los textos». Celli no oculta que los comentarios en los tuits no han sido siempre positivos. «Ha llegado de todo. Hemos tenido mensajes bellísimos, de jóvenes, no tan jóvenes y de varios continentes. También mensajes irónicos, ofensivos, críticas. Pero confieso que para nosotros, que vivimos en este ambiente, no ha sido una sorpresa. Éramos plenamente conscientes de lo que sucedería: cuando el Papa quiere entrar en diálogo con el hombre de hoy y ponerse a su nivel, hay riesgos que hay que correr y aceptar».

Publicado en Attualitá
Página 1 de 2




Proyectos del PCCS

intermirifica50-sito-web

 intermirifica-x-pccsglobe 500 en

mediaprojects

news-va avatar x pccs3

contributi-esp

banner2pope2