Iglesia y Comunicación

 vatican-va-ok

 celam

Santiago de Chile (noticias.iglesia.cl) -  "Comunicando en una cultura de la incertidumbre" es el lema que inspira este encuentro de reflexión que se realizará los días 13 y 14 de abril de 2015 en Santiago de Chile.

La instancia, que se realiza cada dos años desde 2011, es organizada por DUOC UC, en conjunto con la Conferencia Episcopal de Chile y la Facultad de Comunicaciones de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Se llevará a cabo los días lunes 13 y martes 14 de abril en el Centro de Extensión UC (Alameda 390), en Santiago de Chile.

En esta oportunidad, acogiendo la invitación del papa Francisco a poner la comunicación al servicio de una auténtica cultura del encuentro, la temática del Seminario se centrará en la generación de confianza en una cultura de incertidumbre.

"La incertidumbre proviene de la desconfianza, y lo que se propone en este Seminario es establecer, a partir de una reflexión sobre los pilares que inspiran el humanismo cristiano, soluciones prácticas y creativas para que la opinión pública crea y confíe en el mensaje que la Iglesia les ofrece", precisa la convocatoria.

El Seminario está dirigido a quienes trabajan en los ámbitos de Comunicaciones y Prensa en diócesis, congregaciones religiosas, universidades y diversas instituciones católicas. Este año, los obispos de la Conferencia Episcopal de Chile participarán durante el primer día de sesiones, en el marco de la 109ª Asamblea Plenaria que celebran esa semana.

En su tercera versión, contará entre los expositores a Greg Burke, consultor en comunicación de la Secretaría de Estado de la Santa Sede; a Mons. Luis Romera, rector de la Pontificia Università della Santa Croce; y a los decanos de Comunicación de las universidades pontificias Salesiana de Roma y Católica de Chile, el padre Mauro Mantovani y la profesora Silvia Pellegrini, respectivamente.

También intervendrán los españoles Arturo Merayo, profesor de la Universidad de Murcia; Ramón Ollé, delegado de medios del Arzobispado de Barcelona, y Carlos Garde, de la agencia Rome Reports. Otros expositores serán Helen Alvaré, integrante del Pontificio Consejo de los Laicos y profesora en George Mason University; Gustavo Entrala, managing partner en la agencia de publicidad 101; Federico Rey Lennon, profesor en la Universidad Católica de Argentina; Claudia Labarca, académica en la Pontificia Universidad Católica de Chile; y Austen Ivereigh, Coordinador de Catholic Voices.

- Programa, inscripciones y más información

 

Publicado en Attualitá

Quito (SIGNIS ALC) - En un acto que se cumplió la tarde de este miércoles, 4 de marzo, la Asociación Católica Latinoamericana y Caribeña de Comunicación, SIGNIS ALC, y el Centro Internacional de Estudios Superiores de Comunicación para América Latina, CIESPAL, suscribieron un convenio marco de cooperación interinstitucional. En la firma del documento participaron la Secretaria Ejecutiva y Representante Legal de SIGNIS ALC, Asunta Montoya Rojas, y el Director General de CIESPAL, Dr. Francisco Sierra Caballero.

(JPEG) Según el acuerdo de cooperación, "CIESPAL y SIGNIS ALC se comprometen a colaborar en actividades relacionadas con el campo de la comunicación, los derechos humanos, el medio ambiente, la cultura y otras temáticas, siempre y cuando sean de interés común de las dos organizaciones". Entre las áreas en que las dos instituciones colaborarán se destacan: el intercambio de información y publicaciones, el desarrollo o participación en seminarios, coloquios o simposios y la realización de actividades de cooperación".

El convenio marco que se suscribió fue conocido y aprobado por la Presidenta y el Vice Presidente de Signis ALC, Mónica Villanueva y Rocco Oppedisano, respectivamente, durante la jornada de trabajo de evaluación y planificación de la organización que se cumplió en Quito, del 20 al 22 de febrero último.

Fortalecimiento de una relación fraterna

Al comentar sobre la suscripción de este convenio marco de cooperación, la Secretaria Ejecutiva de SIGNIS ALC, Asunta Montoya, recordó que históricamente ha existido una relación fraterna entre las organizaciones católicas de comunicación con CIESPAL, y que se ha reflejado en la organización conjunta de varias actividades de formación y capacitación, línea de cooperación que se quiere retomar y fortalecer a través de la firma del convenio, que deberá plasmarse con un plan de trabajo que se acordará de manera conjunta.

Según dijo, una de las actividades próximas en las que se quisiera contar con la colaboración de CIESPAL es en la organización y realización del V Congreso Latinoamericano y Caribeño de Comunicación, COMLAC, que se llevará a cabo en Asunción, Paraguay, en 2016. "Creemos que se puede realizar un trabajo conjunto, en la organización académica, y ahí CIESPAL nos puede aportar, por su experiencia", dijo la representante de SIGNIS ALC. Así también adelantó que otro campo en que las dos instituciones pueden colaborar es en un trabajo conjunto que está adelantando SIGNIS ALC, de manera conjunta con el CELAM y la Congregación de Religiosas de maría Auxiliadora, y que tiene que ver con la sistematización de experiencias y prácticas de educomunicación en América Latina.

CIESPAL interesada en la comunicación popular y liberadora que trabaja SIGNIS

De su lado, el Director General de CIESPAL, Francisco Sierra, destacó que el interés de CIESPAL en la suscripción del convenio de cooperación con SIGNIS (antes OCLACC) se debe a que "representa una de las instituciones históricas y pioneras en la reivindicación de una comunicación popular y emancipadora", por lo que CIESPAL está interesada en desarrollar "dos líneas de trabajo: una, la organización de un seminario de investigación en el campo de la comunicación popular y del pensamiento de la teología de la liberación y lo que ha supuesto para la región, porque hay una falta o una pérdida -en los últimos años- de sitematización de lo que significa el legado del pensamiento crítico latinoamericano.

Otra línea que nos gustaría aportar tiene que ver con toda la línea de comunicación, de educomunicación, de sistematización de experiencias, y en la organización de una gran Cumbre Regional de Medios Comunitarios y Medios Ciudadanos, en la que las instituciones que en Quito han liderado todo el debate crítico en comunicación puedan reunirse y marcar una agenda regional sobre aspectos de sotenibilidad de los medios comunitarios, procesos de gestipón de marcos regulatorios, y ahí nos gustaría que OCLACC y SIGNIS puedan darnos un apoyo", dijo el Director de CIESPAL.
SIGNIS

Publicado en Attualitá

Madrid (www.larazon.es) - La Conferencia Episcopal Española (CEE) entregó hoy, a través de su Comisión de Medios de Comunicación, los Premios ¡Bravo! 2014, unos galardones que pretenden reconocer “la labor meritoria de todos aquellos profesionales de la comunicación en los diversos medios, que se hayan distinguido por el servicio a la dignidad del hombre, los derechos humanos y los valores evangélicos”. La ceremonia estuvo presidida por el nuncio del Papa en España, Renzo Fratini, y por el presidente de la citada comisión y obispo de Guadix, Ginés García Beltrán. También estuvieron presentes el obispo emérito de Guadalajara, José Sánchez; el obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla; el obispo de Menorca, Salvador Giménez Valls; el secretario general y portavoz de la CEE, José María Gil Tamayo; y el director de la Oficina de Información de la CEE, José Gabriel Vera.

En su alocución, García Beltrán reconoció que los premios quieren ser “el encuentro amable” entre la Iglesia y los medios de comunicación con el fin de reconocer el servicio al bien común de tantos profesionales, al tiempo que hizo un alegato en favor de la libertad de expresión, que “ampara el derecho a comunicar el bien, excluyendo lo que pueda ofender, violentar o enfrentar a personas y grupos, y también aquello que difama calumnia o falta a la verdad. El mejor signo de la libertad de expresión es el respeto a lo que cada uno es, siente o cree”.

“La altura y la grandeza de la misión de comunicar la verdad, que es un auténtico derecho humano, se pone de relieve de manera especial en aquellos contextos en los que este derecho falta. Donde no hay libertad de expresión no sólo es posible la democracia, sino que se hace imposible la misma libertad, como valor fundamental, y por tanto se impide el desarrollo de la persona”, explicó el obispo de Guadix y responsable de Medios del Episcopado.

En nombre de los premiados, Enrique Planas, Premio ¡Bravo! Especial, dirigió unas palabras de agradecimiento e hizo alguna propuesta a los comunicadores: "Debemos comunicar sin crispaciones y saber gestionar la complejidad. Estamos en un cambio de época. Por todo ello, debemos introducir o recuperar el buen estilo, la educación y la belleza, además de la verdad. Amistad con todos y no meterse en política. Rodearse de personas que valgan más que uno. Conseguir finura espiritual".
Los galardones son:

PREMIO ¡BRAVO! ESPECIAL: Mons. Enrique Planas

PREMIO ¡BRAVO! DE PRENSA: Juan Lara, excorresponsal de la Agencia EFE en El Vaticano y actual director Regional de la Agencia EFE en Andalucía.

PREMIO ¡BRAVO! DE RADIO: P. Manuel Muñoz, director de "La Misa en España" en RNE y presentador de "Horizonte" en Radio Exterior de España.

PREMIO ¡BRAVO! DE TELEVISIÓN: Julián del Olmo, Director de "Pueblo de Dios" en TVE.

PREMIO ¡BRAVO! DE CINE: European Dreams Factory, distribuidora cine-matográfica.

PREMIO ¡BRAVO! DE MÚSICA: Nico Montero, cantautor.

PREMIO ¡BRAVO! DE NUEVAS TECNOLOGÍAS: IMision, plataforma de evangelización digital.

PREMIO ¡BRAVO! AL TRABAJO DIOCESANO EN MEDIOS DE COMUNICACIÓN : P. Fermín de Mieza, Director de la revista "El Santo" y colaborador de medios de comunicación social en Cantabria.

PREMIO ¡BRAVO! DE PUBLICIDAD: Campaña de comunicación del Domund 2014 – Obras Misionales Pontificias (OMP).

 

Fran Otero.  Madrid.

Publicado en Attualitá

Ciudad del Vaticano (RV) - La Conferencia Episcopal Española (CEE) reorganiza sus estructuras de comunicación y nombra a un solo director: el padre José Gabriel Vera quien es director del Secretariado de Medios de la Comisión Episcopal, cargo que seguirá desempeñando, y a partir de enero de 2015 será también el director de la Oficina de Información.

A pocos días del anuncio de su nombramiento, el sacerdote español explica para los micrófonos de Radio Vaticano la importancia de la comunicación en el Pontificado del Papa Francisco.

Asimismo, el padre José Gabriel Vera precisa algunos de los proyectos de comunicación de la Conferencia Episcopal Española, entre ellos, una novedosa aplicación para teléfonos celulares y la estrategia de comunicación del V centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús, ocasión en la que esperan que el Papa Francisco visite la ciudad española de Ávila.

Por último, el director del Secretariado de Medios de la Comisión de los obispos españoles revela la cercanía que tienen con los países latinoamericanos y asegura que han acompañado, desde su inicio, a la Red Informática de la Iglesia en América latina (RIIAL).

Publicado en Attualitá

São Paulo (SIGNIS ALC/SIGNIS Brasil) - El desarrollo tecnológico en el mundo de la comunicación radiofónica fue uno de los temas que abordaron los representantes de las bases generadoras de la Red Católica de Radio, RCR, que se reunió el miércoles 12 de noviembre, en São Paulo. Según comentó el presidente de la RCR, Frei João Carlos Romanini, durante el encuentro se discutieron muchos proyectos que se ejecutarían en el año 2015, particularmente sobre el proceso de migración de AM para FM.

"Como la comunicación es dinâmica, la radio también es muy ágil y por eso, tenemos frente de nosotros un hecho que va a marcar mucho la historia de la radio", para lo cual debemos prepararnos, señaló.

El principal directivo de la RCR explicó que en breve se marcará "el fin de de la radio AM y todas las emisoras deberán pasar a tener sus señales en FM y nosostros como institución de comunicación, también debemos tener la mirada de cambio y estamos llamando para el próximo año, a pedido de la CNBB, a repensar nuestro papel dentro del escenario de la comunicación de la radio que tiene una misión clara para la Iglesia de Brasil", dijo.

Frei João Romanini señaló también que "a partir del llamado de la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil, CNBB, a través de Dom Dimas Lara Barbosa y de la Asociación Católica de Comunicación, Signis Brasil, se avanzará en el proceso de reestruturación de la RCR en cuanto entidad de comunicación de la Iglesia en Brasil".

Durante la reunión se realizó también un balance de las actividades realizadas durante el año de 2014 y planificar las acciones que desplegarán en el 2015. Destacó que en el año que termina realizaron dos grandes transmisiones en red nacional y también participaron en el debate presidencial promovido por la CNBB y medios católicos, realizado en colaboración con la TV Aparecida, en septiembre. La transmisión fue realizada a través de radio con las más de 240 emisoras interconectada con las 7 bases generadores que transmitieron este gran evento.

La misión de la institución, en cuanto radio es de comunicar a la Iglesia, y con esa misión, la Red Católica de Radio realizó la cobertura completa directamente de Roma en el Encuentro del Papa Francisco con los Movimientos Sociales, en el mes de octubre. La RCR era el único medio de comunicación de Brasil que estaba haciendo esta cobertura y consecuentemente las emisoras enlazadas a la RCR tuvieron un reportero en Roma, donde fueron distribuidos los contenidos para todas las emisoras.

Publicado en Attualitá

Ciudad del Vaticano (RV) - “La comunicación como encuentro, entre lo auténtico y lo concreto”, fue el lema del Encuentro promovido por la Comisión de Comunicación Social del Consejo de Conferencias Episcopales Europeas, que se realizó en Atenas (Grecia) del 3 al 5 de noviembre.

¿Qué impacto tiene la comunicación digital sobre el pensar y vivir la fe? ¿El encuentro virtual puede ser una comunicación y una ocasión de auténtico encuentro? ¿La comunicación institucional de la Iglesia sabe convertirse en anuncio de Cristo? Y ¿Cómo se traduce el testimonio cristiano en el universo digital? Son algunas de las preguntas que los obispos responsables de la Comisión de Comunicación Social de las Conferencias Episcopales de Europa, acompañados por expertos, afrontan en Atenas a la luz del Mensaje del Papa Francisco para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales del presente año.

Los participantes a este evento son guiados en las diferentes reflexiones por expertos en el ámbito de las Comunicaciones Sociales, tales como: P. Antonio Spadaro, S.J., director de la revista “La Civiltà Cattolica”, el Prof., Arturo Merayo Pérez, docente de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Murcia (España) y el P. Roderick Vonhögen, fundador del Star Quest Production Network e Trideo TV (Holanda): además contará con la participación de Mons. José Ignacio Munilla Aguirre, obispo de San Sebastián (España) y Mons. Claudio Celli, Presidente del Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales.

En el Encuentro además de las reflexiones de los expertos, se realizan debates, visitas, diálogos y celebraciones eucarísticas con algunos prelados de este país. Y se contempla una vista guiada a Corinto como conclusión del Evento.

Publicado en Attualitá

Roma (cyberteologia.it) - Cuerpo central de la presentación del padre Antonio Spadaro SJ en el Encuentro de los Obispos responsables de la comunicación social de las Conferencias Episcopales de Europa (CCEE), que se desarrolla en Atenas desde el 3 al 5 de noviembre y tiene como título “Communication as encounter, between authenticity and pragmatism”.

Internet es una realidad que forma parte de la vida cotidiana: no es una opción, sino un dato de hecho. La red hoy se presenta como un tejido conectivo de las experiencias humanas. No como un instrumento. Las tecnologías de la comunicación están creando un ambiente digital en el que el hombre aprender a informarse, a conocer el mundo, a establecer y mantener vivas las relaciones, contribuyendo a definir también un modo de habitar el mundo y de organizarlo, guiando e inspirando los comportamientos individuales, familiares y sociales. Para algunos «El ambiente digital no es un mundo paralelo o puramente virtual, sino que forma parte de la realidad cotidiana de muchos, especialmente de los más jóvenes» (Benedicto XVI). La evangelización no puede no considerar esta realidad.

Quisiera, por lo tanto, exponer aquí 6 desafíos importantes que la comunicación digital pone a nuestra pastoral, considerando, como había escrito Benedicto XVI, que «las redes sociales se alimentan de aspiraciones radicadas en el corazón del hombre»

    1.       De la pastoral de la respuesta a la pastoral de la pregunta

Vivimos bombardeados por mensajes, sufrimos de un exceso de información, la así llamada information overload. El problema hoy no es encontrar el mensaje de sentido, sino decodificarlo, es decir, reconocerlo como importante para mí, significativo sobre la base de las múltiples respuestas que recibo.

En el tiempo de los motores de búsqueda, las respuestas están al alcance de la mano, están en todas partes. Por esto es que hoy es importante no tanto dar respuestas ¡Todos dan respuestas! “The teacher doesn’t need to give any answers because answers are everywhere” (Sugata Mitra, profesor de Educational Technology en la Newcastle University). Hoy es importante reconocer las preguntas importantes, las fundamentales. Y hacer de tal modo que nuestra vida quede abierta, que Dios nos pueda hablar todavía.

El anuncio cristiano hoy corre el riesgo de presentar un mensaje ubicado al lado de otros, una respuesta entre muchas otras. Más que presentar el Evangelio como el libro que contiene todas las respuestas, es necesario aprender a presentarlo como el libro que contiene todas las preguntas justas.

La gran palabra que debemos descubrir, entonces, es un antiguo conocimiento del vocabulario cristiano: el discernimiento espiritual, que significa reconocer entre las tantas respuestas que hoy recibimos cuáles son las preguntas importantes, las verdaderas y fundamentales. Es un trabajo complejo y exige una gran sensibilidad espiritual.

“Nunca hay que responder preguntas que nadie se hace” (Evangelii Gaudium, 155).

¿La Iglesia sabe involucrarse con las preguntas y las dudas de los hombres? ¿Sabe despertar las preguntas irreprimibles del corazón, sobre el sentido de la existencia? Es necesario saberse insertar en el diálogo con los hombres y mujeres de hoy, para comprender las expectativas, las dudas, las esperanzas.

Me ha llamado la atención el hecho de que Papa Francisco, respondiendo a una pregunta hecha por un periodista en el vuelo que lo llevaba desde Tel Aviv a Roma, haya dicho: “No sé si me he acercado un poco a si inquietud…”

    2.       De la pastoral centrada en los contenidos a la pastoral centrada en las personas

Hoy está cambiando, también, la modalidad de entrega de los contenidos.

Estamos asistiendo el colapso de las programaciones… Hasta hace algún tiempo MTV (Music Television), entre los jóvenes era considerada una emisora de «culto». Ahora está sufriendo una crisis o, si queremos, una transformación de lo que antes era – una emisora de una notable cantidad de videos musicales presentados por VJ – en emisora de reality show y series televisivas dirigidas sobre todo al público adolescente y adulto joven.

Los jóvenes, de hecho, tal vez disfrutan la música de internet y no hay más razones para que la disfruten desde la TV. La TV es un ruido de fondo, el zumbido del mundo. Se le deja hablar… Raramente hoy encuentra lugar en las habitaciones de los jóvenes. Hoy, por otro lado, el ver implica la selección y la posibilidad del comentario y de la interacción. Y esta posibilidad es dada por una red social como YouTube.

La fe parece participar de esta lógica. Las programaciones son sustituidas por las búsquedas personales y por los contenidos accesibles siempre en la red.

El catecismo era una forma para presentar de manera ordenada, coherente y marcada los contenidos de la fe. En un tiempo en el que las programaciones están en crisis, esta modalidad de presentar la fe está en crisis.

¿Qué desafíos pone todo esto a la fe y a su comunicación? ¿Cómo hacer para que la Iglesia no se convierta en un container para acceder como un televisor que «habla» sin comunicar?

Una dirección de respuesta a esta pregunta la encontramos en un pasaje de mons. Claudio Maria Celli, presidente del Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales, en su presentación en el Sínodo de los obispos sobre la Nueva Evangelización: «la jerarquía eclesiástica, como también la política y social, debe encontrar nuevas formas para elaborar la propia comunicación, a fin de que su aporte a este fórum reciba una atención adecuada. Estamos aprendiendo a superar el modelo del púlpito y de la asamblea que escucha por el respeto de nuestra posición. Estamos obligados a expresarnos nosotros mismos de modo que involucremos y convenzamos a los otros que a su vez comparten nuestras ideas con sus amigos, “followers” o compañeros de diálogo»

La vida de la Iglesia está llamada a asumir una forma siempre más comunicativa y participativa.

    3.       De la pastoral de la transmisión a la pastoral del testimonio

La verdadera novedad del ambiente digital está en su naturaleza de red social, es decir, en el hecho de que permite hacer emerger no solo las relaciones entre yo y tú, sino mis relaciones y tus relaciones. En la red emergen no solo las personas y los contenidos, sino que también mis relaciones.

Comunicar, por lo tanto, no significa transmitir, sino compartir.

La sociedad digital no es pensable y comprensible solo a través de sus contenidos. No están solo las cosas, sino las «personas». Están sobre todo las relaciones: el intercambio de los contenidos que ocurre al interior de las relaciones entre personas. La base relacional del conocimiento en la Red es radical.

Se entiende bien, por lo tanto, cuán importante es el testimonio. Y esto es un aspecto determinante. Hoy el hombre en la Red se confía de las opiniones en forma de testimonio. Pensemos en las librerías digitales o en las tiendas musicales. Pero los ejemplos se pueden multiplicar: se trata siempre de los user generated contents que han hecho la «fortuna» y el significado de las redes sociales.

La lógica de las redes sociales nos hace comprender mejor que antes que el contenido compartido está siempre estrechamente ligado a la persona que lo ofrece. No hay, de hecho, en esta red ninguna información «neutra»: el hombre está siempre involucrado directamente en aquello que comunica.

En este sentido, el cristiano que vive inmerso en las redes sociales está llamado a una autenticidad de vida muy exigente: ella toca directamente el valor de su capacidad de comunicación. De hecho, ha escrito Benedicto XVI en su Mensaje para la Jornada Mundial de las Comunicaciones del 2011, «Cuando se intercambian informaciones, las personas se comparten a sí mismas, su visión del mundo, sus esperanzas, sus ideales».

El documento de Aparecida en el número 145 afirmaba claramente: “La misión no se limita a un programa o proyecto, sino que es compartir la experiencia del acontecimiento del encuentro con Cristo, testimoniarlo y anunciarlo de persona a persona, de comunidad a comunidad, y de la Iglesia a todos los confines del mundo (cf. Hch 1, 8)”.

La fe, por lo tanto, no solo se «transmite», sino que sobre todo puede ser suscitada en el encuentro personal, en las relaciones auténticas.

Siempre en el documento de Aparecida, en el número 489, aun habiendo sido escrito antes del nacimiento de las redes sociales, ya afirmaba: “los sitios pueden reforzar y estimular el intercambio de experiencias y de informaciones que intensifiquen la práctica religiosa a través de acompañamientos y orientaciones”.

    4.       De la pastoral de la propaganda a la pastoral de la proximidad

Evangelizar no significa hacer «propaganda» del Evangelio. La Iglesia en la Red está llamada no a una «emisión» de contenidos religiosos, sino a un «compartir» el Evangelio.

Y para Papa Francisco este compartir es largo. Escribe claramente: « Internet puede ofrecer mayores posibilidades de encuentro y de solidaridad entre todos; y esto es algo bueno, es un don de Dios». El Papa parece leer en la red el signo de un don y de una vocación de la humanidad a estar unida, conectada.

Revive, gracias a las nuevas tecnologías de la comunicación, «el desafío de descubrir y transmitir la mística de vivir juntos, de mezclarnos, de encontrarnos, de tomarnos de los brazos, de apoyarnos, de participar de esa marea algo caótica que puede convertirse en una verdadera experiencia de fraternidad, en una caravana solidaria, en una santa peregrinación» (Evangelii Gaudium, 87)

En su Mensaje para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales 2014, Papa Francisco ha definido el poder de los «medios» como «proximidad».

¿Cómo se manifiesta el ser prójimo en el nuevo ambiente creado por las tecnologías digitales? Papa Francisco, hablando a los comunicadores en el 2002, había escogido la parábola del buen samaritano, como imagen de referencia del comunicador.

    5.       De la pastoral de las ideas a la pastoral de la narración

-          Las fotos «etiquetadas», «geolocalizadas», colocadas en el momento exacto en el que han sido compartidas son el álbum fotográfico en vivo de nuestra vida.

-          Nuestros tuits o las actualizaciones de estado en Facebook y los post de nuestros blogs conservan nuestros pensamientos, pero también nuestros estados emocionales.

-          Las librerías online y las otras tiendas tienen huellas de nuestros gustos, de nuestras elecciones, de nuestras adquisiciones y, a veces, también de nuestros comentarios.

-          Los videos en YouTube construyen en fragmentos el film de nuestra vida hecho con nuestros videos o por aquellos que nos gustan.

El streaming de nuestra vida no está hecho solo de lo que enviamos en la Red, sino también por aquello que nos gusta y por lo que señalamos a los otros, también gracias al botón “me gusta”, a nuestros followers y a nuestros amigos.

La experiencia compartida en las redes sociales es el opuesto de lo que ocurría en tiempos de Robert Musil que escribía: «la probabilidad de aprender desde el periódico una experiencia extraordinaria es mucho mayor a la de vivirla personalmente»

Hoy, en cambio, las redes sociales ofrecen la oportunidad de hacer más significativa la experiencia vivida subjetivamente gracias a las publicaciones y al compartir en una red de relaciones. Las noticias de los periódicos no están relacionadas conmigo y, en un cierto sentido, terminan por ser percibidas como menos «extraordinarias» o como menos interesantes.

La Red es una oportunidad, porque narrar en todo caso es restituir los sujetos del conocimiento a la densidad simbólica y experiencial del mundo. Y hoy está muy alimentado el deseo de narración al interior de los vínculos y relaciones. La narración en la red puede ser, sí, individualista y autorreferencial, pero puede ser también polifónica y abierta.

Interesante en este propósito es la posibilidad de agregar material compartido en diferentes redes sociales sobre una plataforma como Storify que permite la interconexión con Twitter, Facebook, Flickr, YouTube… y las abre al compartir. En la base está la consciencia de que cada uno de nosotros es un “living link”. La interactividad es la cifra radical de este “lifestreaming”.

    6.       Una pastoral atenta a la interioridad y a la interactividad

La vida espiritual del hombre contemporáneo está ciertamente tocada por el mundo en el que las personas descubren y viven las dinámicas propias de la Red, que son interactivas e inmersivas. El hombre que tiene un cierto hábito con la experiencia de internet, de hecho, aparece más dispuesto para la interacción que a la interiorización.

Y, generalmente, «interioridad», es sinónimo de profundidad, mientras que «interactividad» es, frecuentemente, sinónimo de superficialidad ¿Estaremos condenados a la superficialidad? ¿Es posible conjugar profundidad e interactividad? El desafío es muy grande.

Sustancialmente podemos constatar que el hombre de hoy, habituado a la interactividad, interioriza las experiencias si es capaz de tejer con ellas una relación viva y no puramente pasiva, receptiva. El hombre de hoy concibe como válidas las experiencias en las cuales se pide su «participación» y su involucramiento.

Hoy la profundidad se conjuga con una inmersión en una verdadera y propia «realidad virtual».

En la web, entendida como lugar antropológico, no hay «profundidad» para explorar, sino «nodos» para navegar y conectar entre ellos de manera fija. Lo que parece «superficial» es solamente el proceder en modo, tal vez inesperado y no previsto, de un nodo al otro. La espiritualidad del hombre contemporáneo es muy sensible a estas experiencias…

«la superficie en lugar de la profundidad, la velocidad en lugar de la reflexión, las secuencias en lugar del análisis, el surf en lugar de la profundización, la comunicación en lugar de la expresión, la multitarea en lugar de la especialización»

¿Cuál será la espiritualidad de las personas cuyo modus cogitandi está en fase de «mutación» a causa de su habitar en el ambiente digital? Un camino para evitar esta pérdida consiste en el evitar oponer demasiado velozmente profundidad con interacción, superficialidad con interiorización.

Publicado en Attualitá

Acapulco (monroyfelipe) - Del 13 al 16 de octubre, nos encontramos en la Provincia de Acapulco para participar en el XII Encuentro Nacional de Pastoral de la Comunicación cuyo primordial objetivo es mirar hacia los nuevos escenarios donde se experimenta la adquisición, transmisión y correspondencia de una cultura de la información y que, al mismo tiempo, transforma la vida cotidiana de millones de seres humanos.

Bajo el lema Comunicación al Servicio de una Auténtica Cultura del Encuentro, la Comisión Episcopal de Pastoral de la Comunicación busca en este encuentro –además de poder compartir experiencias desde las diferentes trincheras de la información se han acumulado en los servicios que periodistas, fotoreporteros, camarógrafos, administradores de portales y sitios web de noticias, etcétera- proveer técnicas, herramientas, servicios y conocimientos para enfrentar el gran reto de comunicar en la era digital.

Este es el vigésimo segundo encuentro entre los responsables de información y comunicación de las diócesis, con lo cual se confirma la importancia en la profesionalización que las diferentes circunscripciones particulares han puesto en la ruta del diálogo y encuentro con las culturas.

El reto de los comunicadores no es solo el de proponer la verdad y la realidad bajo el análisis de nuevas configuraciones tecnológicas o sociales sino el de reflexionar desde dónde aquellas configuraciones pueden construir puentes para resarcir fenómenos como la corrupción, la desconfianza, la desesperanza y la mentira.

Frente a ese complejo horizonte, compartimos dos convicciones: la  del periodista Alex Grijelmo quien apunta que “la mentira imposibilita toda comunicación leal” y la del escritor Carlos Monsiváis quien acuciaba a desterrar la creencia de que “la información es poder”.

La comunicación leal se hace solo con la verdad y la información es un servicio. Estas son dos condiciones sin las cuales no hay ejercicio periodístico o informativo verdaderamente digno, responsable y solidario. Por desgracia, muchas veces advertimos que la verdad y el servicio son, podríamos figurar, los dos remos de una barcaza en un océano de información, donde buques, trasatlánticos y submarinos nucleares avasallan con poder, prepotencia y desprecio. Pero la navegación no se hizo para hombres o mujeres temerosos, ni para aquellos que confían demasiado en sus propios aparejos. Además, la historia enseña que hasta un simple leño está convocado al inmarcesible sino del ejemplo.

Gracias a la oportunidad y la convocatoria del presidente de la CEPCOM, Luis Artemio Flores, obispo de Tepic, y a la hospitalidad del arzobispo de Acapulco, Carlos Garfias Merlos, es que al menos un centenar de profesionales de la comunicación provenientes de varios rincones del país estarán llegando a un puerto donde realimentarse del primer deseo de su oficio comunicador: compartir. Compartir desde la incesante lucha contra la mentira y desde sus heroicos esfuerzos por sobrevivir.

Y, sin embargo, no es este –como ningún otro- un puerto tranquilo. Desde hace ya varios años en esta ciudad y estado federado se han testimoniado una serie de eventos que laceran y vulneran la posibilidad de confianza y de encuentro. La violencia en casi todas sus trágicas expresiones se ha manifestado en esta región bajo una no siempre eficiente ni honesta vigilancia de las autoridades. La descomposición del orden social en el que incluso los supuestos democráticos, representativos, de justicia, paz y equidad son fuertemente cuestionados hace más urgente la propuesta de una comunicación al servicio de una auténtica cultura de encuentro.

Finalmente, hay que mencionar que este encuentro de comunicadores se suma a otros grandes esfuerzos por compartir el camino de diálogo con las culturas presentes en el país. Por ejemplo, en la diócesis de San Cristóbal de las Casas, también se testifica una cumbre para analizar la teología indígena y, en la ciudad de Puebla de los Ángeles, los especialistas en bienes muebles e inmuebles de arte sacro fueron convocados para el Taller de Bienes Eclesiásticos Mexicanos cuyo interés es preservar y mejorar los diferentes acervos artísticos e históricos de temática religiosa en México.

Por: Felipe Monroy

Publicado en Attualitá

Santo Domingo (eldia.com.do) - Los prelados realizan una visita de cortesía a los ejecutivos del Grupo de Comunicación Corripio.

La directiva de la Conferencia del Episcopado Dominicano (CED) aseguró ayer que los medios de comunicación son un instrumento que influye en todos los ambientes, los cuales bien usados pueden iluminar y mantener al país informado y en la vía correcta.

El presidente de la Conferencia, monseñor Nicanor Peña, manifestó que los obispos respetan y admiran la labor de los medios de comunicación pues ayudan a difundir la verdad y la búsqueda del bien común.

Los representantes de la nueva directiva del Episcopado Dominicano , realizaron una visita de cortesía a los ejecutivos del Grupo de Comunicación Corripio.

El también obispo de La Altagracia (Higüey), monseñor Nicanor Peña, dijo que los obispos están en la disposición de colaborar con los medios que trabajan para mantener a la República Dominicana “siempre actualizada, teniendo en cuenta que la función de la prensa es actuar siempre conforme a la verdad.

El prelado estuvo acompañado de los obispos José Dolores Grullón, vicepresidente de la Conferencia y obispo de San Juan de la Maguana; Julio César Corniel, obispo de la diócesis de Puerto Plata; Jesús María de Jesús Moya, obispo emérito de San Francisco de Macorís; el padre Carmelo Santana, secretario general de la Conferencia, y Micher Sandoval, directora de prensa de la entidad colegiada.

El presidente del Grupo de Comunicaciones Corripio, José Luis Corripio Estrada, agradeció la visita de cortesía y señaló que éstos medios están en la mejor disposición de colaborar con las entidades que buscan el bienestar del pueblo dominicano por encima de intereses particulares y sectoriales.

“Pueden contar con que trataremos de ser lo más consecuentes y colaboradores posibles con el interés que los mueve a ustedes, que es el mismo que nos mueve a nosotros. Pueden hacer uso con toda confianza y sus ideas y opiniones serán tomadas en cuenta con agrado”, aseguró Corripio.

Reunión de cortesía

José Luis Corripio estuvo acompañado de Rafael Molina Morillo, director de EL DÍA; Bienvenido Álvarez Vega, director de Hoy, uan Bolívar Díaz, director de prensa de Teleantillas; José P. Monegro, subdirector de EL DÍA; Juan Carlos Camino, administrador de El Nacional, Hoy y EL DÍA; Carlos Gómez, subadministrador; Valentín Báez, vicepresiente de Teleantillas y Telesistema, y Emilio Ortíz, editor de Economía de El Nacional.

Monseñor Nicanor Peña ponderó la labor de los medios de comunicación y los consideró como aliados, porque siempre buscan lo mejor para el país y quieren orientar al pueblo en el camino del bien.

 

Publicado en Attualitá

Colombia (www.cec.org.co) - Con esta frase del Papa Francisco, Mons. Claudio María Celli, Presidente del Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales reflexionó acerca de la necesidad que tiene la Iglesia para responder a los desafíos comunicacionales en el mundo digital.

Mons. Celli presentó un panorama del contexto digital que se vive actualmente. Ha mostrado como Internet, las redes sociales y los nuevos lenguajes cuestionan la forman en que la Iglesia está llegando a los fieles.

También dijo a los obispos que el ambiente digital, no es una herramienta, sino es un ambiente donde vive y se desarrolla cultura.

Ejemplificó el caso de los niños que gran parte de su día pasan híper conectados al ambiente digital y consumiendo nuevos lenguajes. Estos mismos niños asisten a la catequesis y se encuentran con lenguajes y formas de comunicar antiguas que los alejan de la Fe. Este ejemplo le permitió preguntar a los obispos si la Iglesia es capaz de anunciar el Evangelio en este nuevo ambiente.

Mons. Celli, durante su intervención reiteró que la reflexión del entorno digital no es un tema de herramientas o equipos tecnológicos, sino es de comprender una nueva forma de vida, de relaciones y de comunión. Afirmó que en este ambiente se hace más evidente un mundo plural, por ello consultó a los prelados si eran capaces de entablar un diálogo en ese contexto.

Mons. Celli, recordó que la Iglesia latinoamericana está en un proceso de misión permanente, inspirados por Aparecida, en ese marco preguntó como la Iglesia debe hacer misión en el mundo digital.

¿La Iglesia con su comunicación es capaz de llevar calor y encender los corazones de los fieles, somos una Iglesia aburrida? Preguntó a los prelados.

Finalmente invitó a los obispos a reflexionar sobre estas temáticas y a asumir el reto de una Iglesia que necesita entrar en conversación.

Publicado en Attualitá
Página 1 de 4





Proyectos del PCCS

Grupos de Google
Suscribirte a iglesiaycomunicacion
Correo electrónico:
Consultar este grupo

banner-cuadrado

 intermirifica-x-pccsglobe 500 en

mediaprojects

news-va avatar x pccs3

contributi-esp

banner2pope2